Por Aida Osuna - 21 dic. 2020

Una de las preguntas más comunes que nos hacen a través de nuestras redes sociales es sobre el tratamiento de las manchas o hiperpigmentación, es por eso que hoy decidí hablarles un poco más del tema.


¿Qué es la hiperpigmentación?


La hiperpigmentación es una afección común, en la que secciones de la piel se vuelven más oscuras que la piel normal a su alrededor. Esto ocurre por un aumento en la producción de melanina en la piel. Ah okay, clarísimo, pero ¿qué es la melanina? Bueno, es ni más ni menos que el pigmento que le da el color a la piel. 

 

Este incremento puede ser ocasionado por distintos factores, como por ejemplo: la exposición al sol, variaciones hormonales, y claro, el acné, o bueno, lo que deja atrás una vez que “desaparece”. 

 

¿Cómo la trato?

Para cada uno de estos factores existe una forma de actuar (o pre-actuar). 

La manera más sencilla de prevenir estas manchas es utilizando SPF, ya que la exposición continua y sin protección a los rayos UV aumenta la producción de melanina, como un mecanismo manera de defensa. Tampoco es como que la melanina sea un villano, solo es una forma de acción de nuestro cuerpo. Lo mismo pasa con la hiperpigmentación provocada por el acné, es una reacción de nuestro cuerpo tratando de “proteger” nuestra piel lastimada.

 

Otro tipo de hiperpigmentación está ligada a los cambios hormonales durante el embarazo, que a menudo conducen al melasma, también conocida como “paño”. En la mayoría de los casos, desaparece por sí solo después del nacimiento. Sin embargo, algunas mujeres, especialmente aquellas con tonos de piel más oscuros, pueden experimentar una decoloración a largo plazo.

 

Otra forma de combatir la hiperpigmentación es el uso de exfoliantes químicos, cómo por ejemplo aquellos que contienen AHA. Los AHA funcionan eliminando las células muertas de la piel en la superficie de la piel. Con el tiempo, esto hace que la hiperpigmentación se desvanezca.

 

Mejorar la apariencia de una piel que presenta manchas no es imposible, pero lleva un camino de constancia, que empieza desde proteger a tu piel de los rayos del sol (aunque ya esté afectada), hasta eliminar las células muertas.